No somos delincuentes por ayudar a los más excluidos

La reforma del Código Penal prevista por el Gobierno de Rajoy, quiere recoger en el artículo 318 bis como delito cualquier acto de asistencia y hospitalidad hacia personas que no estén perfectamente regularizados. Esto es, cualquier ayuda que se preste a una persona en situación irregular en España será considera de la misma manera que la trata de seres humanos, las conductas ilícitas o el abuso de inmigrantes.

Con esta modificación se trata de convertir en delincuentes a las personas e instituciones que ayuden o acojan a personas extranjeras en situación irregular, criminalizando la actitud solidaria y castigándoles con penas que llegan hasta los 2 años de cárcel.

Desde Cáritas entendemos que no se trata sólo de modificar los hábitos hospitalarios que siempre ha caracterizado a las diferentes regiones del Estado, se trata también de transmitir la idea de que todas aquellas personas que buscan un futuro mejor para ellas y sus familias, procedentes de países esquilmados por Europa y América del Norte, queden señalados como delincuentes, y a aquellos que los socorran, como cómplices, vulnerando todos los principios y leyes internacionales, como el primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Creemos sinceramente que la solidaridad y la hospitalidad hacia quienes hemos excluido del desarrollo social, económico y humano, no puede convertirse en delincuencia.

Por todo ello apoyamos, y te pedimos que apoyes, la campaña “Salvemos la hospitalidad”, visitando la página web http://www.salvemoslahospitalidad.org/, y firmar la petición para que el Ministerio de Justicia renuncie a llevar a cabo esta barbaridad en la dirección http://www.change.org/es/peticiones/ministro-de-justicia-salvemos-la-hospitalidad.

 

Este sitio utiliza cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso. Para más información sobre nuestra política de cookies, pincha aquí política de cookies.

Acepto las cookies de este sitio.